Turmlabor: un hackerspace universitario (Dresden, Alemania)

Turmlabor: un hackerspace universitario (Dresden, Alemania)

Turmlabor es un hackerspace que funciona dentro de la Technische Universität Dresden (TU-Dresden), una de las universidades técnicas más importantes de Alemania. Ubicado al final de un largo pasillo dentro del edificio que alberga a la Facultad de Ingeniería Electrónica y tal como su nombre lo indica, Turmlabor o el “laboratorio de la torre” se encuentra en una de las torres del edificio.

En nuestra primera visita pensamos que no había nadie. La cartelera a un lado de la puerta anunciaba una interesante variedad de actividades, pero luego de golpear no hubo respuesta. Decidimos abrirla y nos encontramos con una breve escalera de caracol con escalones de madera que de algún modo nos remitían a la idea de aventurarnos en la mazmorra de algún científico loco. Luego de una antesala con estanterías metálicas y enormes aparatos eléctricos industriales encontramos el hackerspace. Con abundante entusiasmo nos dio la bienvenida Ludwig, nuestro anfitrión. En sus palabras, Turmlabor…

…es un lugar donde tenemos equipamiento, materiales, herramientas y al que la gente puede venir a construir cosas o repararlas. Nosotros como estudiantes estamos a su disposición y procuramos ayudarlos con todo lo que podemos. Pienso que esto es bueno porque la mayoría de las personas no tiene un taller en su casa con este tipo de equipamiento y herramientas, entonces pueden venir acá.

Aquí mucha gente hace acá muchas cosas distintas. Mientras que algunos traen auriculares para reparar hay otros que traen proyectos sumamente complejos, como Sven que hizo una fresadora CNC en su casa pero al toparse con algunos problemas la trajo al laboratorio para poder continuar trabajando en ella.

03

Curiosamente, durante nuestra primera visita no había mucha actividad en el hackerspace, a pesar de ser un martes. Los hackerspaces alrededor del mundo suelen tener al martes como el día de mayor actividad de acuerdo a lo que llaman el “patrón de los martes“. Este patrón puede definirse así:

Patrón de los martes

  • Problema:
    • “Todos los días de la semana apestan. Nunca van a encontrar un día en el que todos los hackers puedan reunirse. Siempre alguien tiene otro compromiso”.
  • Implementación:
    • Reúnanse los martes. Dado que todos los días son igualmente malos, simplemente elijan el martes. Fin de la discusión.”

En cambio, en Turmlabor las reuniones más pobladas suelen darse los miércoles y jueves en lo que llaman “Meet & Geek”. La idea de estos encuentros es que uno pueda visitar el lab y usar un soldador o alguna herramienta que necesite, o bien llevar algo que no funciona y entre varias cabezas puedan arreglarlo o al menos aproximarse a su reparación. Fue por esto que decidimos volver al día siguiente y conocer de primera mano un “Meet & Geek” de Turmlabor.

Llegamos antes de que comenzara el evento para poder sentarnos a conversar con Ludwig, Nico y Sven. Les preguntamos por la variedad de cosas que la gente normalmente lleva para reparar y nos comentaron que sería bastante difícil generalizar: la gente lleva desde teléfonos celulares y laptops hasta complejísimas máquinas de uso en electrónica de precisión.

Cuando les preguntamos por la gente que suele venir al hackerspace nos comentaron que “vienen muchos estudiantes que buscan aplicar aquí lo que ven de forma meramente teórica en las clases”, aunque indicaron que “lo más interesante no es tanto lo que traen para reparar sino las ideas de objetos que quizás no existen y no pueden comprarse. Aquí nosotros los ayudamos a construirlas.”

02

El lab cuenta con un espacio principal, rodeado de máquinas de diversas épocas que con decenas de diales, LEDs y palanquitas podrían ser parte de la escenografía de una película espacial. Luego está la antesala, donde se guardan temporalmente algunos de los objetos que reciben, y el altillo. En este último espacio hay una gran variedad de componentes electrónicos que se recuperaron con el tiempo. Ludwig no cesó de insistir en que una de las ventajas del Turmlabor como hackerspace en una universidad técnica es su casi infinito abastecimiento de materiales, máquinas y instrumentos que la Universidad antes de desechar les ofrece. Respecto de las ventajas que vienen de la mano de tener un hackerspace en la universidad, Ludwig nos comentó que…

…naturalmente, gracias a la universidad y al apoyo del centro de estudiantes de la Facultad de Ingeniería Electrónica tenemos este espacio gratis. Eso es increíble, no podríamos haberlo logrado de otro modo: aquí no pagamos electricidad, alquiler ni ningún servicio. Esto también permite que quienes participan de nuestras actividades no deban pagar nada para hacerlo y que el uso de las herramientas, componentes o demás materiales también sea completamente gratuito. La mayor ventaja de todo esto es que con muy poco dinero podemos mantener este hackerspace. No podríamos haber comprado ninguno de los equipos de medición que tenemos aquí y los recibimos como regalo de parte de la universidad que ya no los necesitaba.

Así es como consiguieron todo tipo de aparatos curiosos, como un brazo robótico de los años 70/80, partes de un CNC y de una cortadora láser, que piensan reutilizar en un proyecto conjunto con otro hackerspace de la ciudad, Werk.Stadt.Laden. Según nos comentaron, la universidad les cedió un láser de alta potencia, junto a los motores que lo guían y gran parte de los materiales para armarlo.

Otro de los proyectos a medio andar es una impresora 3D que construyeron en el hackerspace. Nos comentaron que no la estaban pudiendo hacer andar porque quien la había construido no documentó correctamente el proyecto.ientras que dos de los ejes funcionan, el tercero nadie tiene idea de cómo repararlo. Seguramente deban hacer ingeniería inversa hasta repararlo ;)

04

Luego de nuestra visita a C3D2, también en Dresden, no pudimos evitar preguntarnos por la existencia y funcionamiento de alguna suerte de ‘ecosistema de hackerspaces’ local. Conocemos y nos nutrimos de numerosas comunidades en línea, pero la oportunidad de compartir nuestros espacios físicos de creación se vuelve interesantísima. Nos comentaron acerca de los proyectos en conjunto entre hackerspaces y respecto de esta colaboración nos comentaron:

Ludwig: nos gustaría que hubiera muchos más proyectos en conjunto con otros hackerspaces. Entre todos nos complementamos bastante bien porque cada uno se especializa en distintas cosas. Por ejemplo, en el CCC Dresden (c3d2) pueden hacer todo tipo de cosas con la computadora, mientras que nosotros tenemos un laboratorio de electrónica muy completo y los de Werk.Stadt.Laden y Werk.Stadt.Piraten tienen maquinaria muy interesante para trabajar con metal, madera, tela, fotografía, películas y otros materiales.
En este momento, de hecho, estamos trabajando con el Werk Stadt Laden en una cortadora láser a partir de materiales de una vieja que recibimos de la universidad.

Luego nos detuvimos a conversar sobre el hacer en general y las motivaciones que ellos encuentran en el ‘hacer’:

Nico: Primero, suele ser más barato hacer cosas por nuestra propia cuenta. Luego, muchas veces lo que queremos o necesitamos no se puede comprar en una tienda. Es por esto que se vuelve necesario hacerlo uno mismo. Pero sobre todas las cosas, está la satisfacción que uno recibe cuando realiza un proyecto propio y luego de trabajar por días, semanas o meses en un proyecto, uno lo termina, lo ve y dice “esto lo hice yo, desde cero”. Es una satisfacción muy grande.

Y la importancia de tener proyectos personales:

Ludwig: Acá en Alemania es como una tradición, que nos remite a los tiempos de la RDA. En esa época, por ejemplo, la gente se fabricaba antenas para ver los canales de Alemania Occidental y mucha gente construía computadoras, o usaban distintas partes de otros aparatos para fabricarse objetos que en Alemania Oriental no se conseguían.

Respecto de su propia educación, les preguntamos de qué material se habían servido, aparte de lo que pudiera darles la universidad:

Ludwig: Crecí rodeado de libros alemanes muy viejos de electrónica que explicaban cómo reparar y construir radios viejas y por eso me decidí por la electrónica. Luego acá en la universidad encontré muchos libros muy buenos que me sirvieron para seguir aprendiendo por mi cuenta.

¿Y también se sirven de internet?

Ludwig: Cuando tengo que encarar un nuevo proyecto busco en internet si hay algo parecido y encuentro que siempre hay personas que tienen ideas al respecto completamente distintas pero buenas y muchas veces se puede trabajar sobre eso y mejorarlo. Luego, obviamente, debemos compartir lo que hemos hecho.

01

Por último, y como hacemos cada vez que visitamos un hackerspace, les pedimos algún consejo para quienes quieran comenzar un hackerspace:

Ludwig: Simplemente háganlo, es una gran iniciativa. Traten de conseguir gente con energía para las tareas que conlleva y si tienen la posibilidad de hacerlo en una universidad, es lo mejor que les puede pasar.

La experiencia en Turmlabor nos dejó una plétora de ideas dando vueltas por la cabeza, y nos invitó a repensar la polémica pero necesaria relación entre las universidades y el hacer. Las universidades son, a fin de cuentas, donde muchas veces se da el divorcio temprano entre la teoría y la práctica y donde difícilmente los estudiantes puedan encontrar oportunidad de aplicar conocimientos sin restricciones. No sólo se nos presentó como saludablemente simbiótica la relación entre este espacio de creación y su alma mater, sino que quedamos digiriendo nuestras propias inquietudes respecto de la posibilidad de instalar espacios así.

Se nos hizo insoportablemente evidente que los espacios académicos, lejos de estar en extinción como vaticinan algunos fanáticos de los entornos virtuales de aprendizaje, deben reconciliarse con los espacios de creación como Turmlabor.

El hackerspace o laboratorio de innovación universitario no sólo es una deuda de las arcaicas instituciones académicas sino que es una de las pocas maneras en que podrán adaptarse para sobrevivir.

Aviso: Las imágenes son cortesía de Turmlabor. En TU-Dresden no nos autorizaron a registrar en la Universidad para “proteger a los profesores y estudiantes”, por este motivo es probable que la visita a Turmlabor no pueda pertencer al Hackumental. Agradecemos a Ludwig y el equipo de Turmlabor por su buena predisposición y colaboración.